Inicio> Cocina Industrial > Cuece Pastas
Cerrar

FILTROS

Series




Tipo


Voltaje


Marca










Precio




Ordenar por



Más barato no se encuentra

¿Alguna duda?

91 161 03 04

o escríbenos

Cuece Pastas

Los Cuece Pastas más baratos ¡están aquí!

Cuece Pastas para negocios de Hostelería

Ilustración con Cuece Pastas

Los Cuece Pastas son máquinas de enorme importancia en todos aquellos negocios de Hostelería en los que se cocina pasta.

Si la cocción realizada es la idónea, la pasta alcanzará una elasticidad y un punto de dureza que contribuirá aumentar en gran medida la calidad del plato preparado.

Precisamente la calidad de la cocción puede ser un un elemento clave y diferencial en los restaurantes y pizzerías dedicados a esta especialidad culinaria.

La máquina Cuece Casta te ofrece una versatilidad muy a tener en cuenta, además de facilitar los procesos de escurrido y permitirte cocer pequeñas cantidades de pasta “a la carta” para que alcancen su punto perfecto y queden “al dente”.

En esta sección encontrarás una cuidada selección de máquinas cuece pasta para bares, restaurantes y otros negocios de Hostelería.

Algunas de estas máquinas forman parte de líneas modulares y se acoplan perfectamente a otros elementos de cocina -fogones, planchas, freidoras, barbacoas, etc...- para formar una cocina coherente y eficiente de acuerdo a las necesidades de tu negocio y del espacio disponible.

Cuece Pastas fabricados por las marcas de referencia en sector y, como siempre, a los mejores precios que vas a poder encontrar en el mercado.

La pasta

Se denomina pasta a los alimentos preparados con una masa formada por harina y agua y a la que se añade sal, huevo u otros ingredientes.

En Occidente el trigo es el cereal con el que habitualmente se prepara la pasta, mientras que en Oriente es la harina de alforfón o de arroz.

La pasta es uno de los alimentos más apreciados en la mayoría de culturas gastronómicas y está incluida como alimento básico en cualquier pirámide o esquema nutricional por una amplia variedad de razones.

Entre ellas hay que resaltar que se trata de un aporte fundamental de energía y vitaminas en la dieta para cualquier grupo de edad y es, además, un alimento fácil de producir, almacenar y cocinar.

Pasta fresca y pasta seca

Independientemente de sus muchos y variados formatos –spaghetti, tortellini, macarrones, penne, etc…- la pasta se subdivide en dos grandes categorías:

Pasta Fresca

La pasta fresca es la que se hace en el momento y mediante un método artesanal.

No se somete a ningún proceso de secado y su duración es menor que la de la pasta seca.

Dentro de las pastas frescas también existen diferencias entre las hechas en el norte y el sur de Italia:

  • En el norte la confeccionan con huevo, harina de trigo y agua.
  • En el sur se usa únicamente sémola de trigo y agua para su elaboración.

Esta pasta puede conservarse en el refrigerador un máximo dos días.

Su cocción es más rápida que la de pasta seca: alrededor de 4 minutos.

Su textura es suave y delicada y su sabor resulta más agradable que el de la pasta seca.

Pasta seca

Su proceso de producción es decididamente más industrial.

Se elabora con sémola de trigo y se seca hasta que no quede en ella ningún residuo de agua.

Puede conservarse durante mucho más tiempo sin necesidad de refrigeración.

La pasta seca se deshidrata durante unos cuatro días, preferiblemente al sol.

Hay más de 400 variedades distintas de pasta seca y su elaboración resulta muy habitual en el norte de Italia.

Su tiempo de cocción es más lento que la pasta fresca, requiriendo alrededor de 10-15 minutos.

Siempre y cuando se cocine bien y quede al dente, su textura resulta agradable.

Es la pasta que podemos comprar habitualmente en supermercados, tiendas de auto-servicio o grandes superficies comerciales. Es la de mayor consumo doméstico, aunque también es frecuente su utilización en negocios de restauración.

Baños María
Cocina Sous Vide - Roner
 

Beneficios de la pasta

La pasta constituye un alimento de un alto aporte nutricional y un elemento fundamental de cara a una dieta equilibrada.

Este tipo de alimentos contienen hidratos de carbono complejos, los cuales suponen un aporte de energía que se asimila de forma gradual. Por eso la pasta está especialmente indicada para la dieta de deportistas con un alto desgaste físico.

Las pastas elaboradas a partir de trigo duro poseen un alto porcentaje de gluten y celulosa que ayudan a saciar el apetito, induciendo a comer una menor cantidad.

Debido a su composición, la pasta contribuye a una buena digestión. Este es un beneficio muy saludable, puesto que las comidas con carbohidratos de digestión lenta ayudan al cuerpo a absorber todos los beneficios nutricionales necesarios.

Además, al tener ingredientes que se digieren con facilidad, la pasta es muy conveniente para personas con problemas de úlceras estomacales o gastritis.

Las pastas integrales incorporan un alto aporte de potasio y fósforo, para mantener nuestro organismo sano, y son ricas en fibras, mejorando el tracto intestinal.

La pasta es una materia baja en grasa, por lo que suele ser recomendada para personas con colesterol elevado. Por otro lado, como también contiene poco sodio, no está contraindicada para la dieta de pacientes con hipertensión.

Finalmente, la pasta cocinada "al dente” –en su grado ideal de cocción y dureza-  tiene menor índice glucémico que la que está excesivamente cocida.

Máquinas para cocer pasta

Una Cuece Pasta es similar a un Baño María debido a que ambas máquinas emplean un método de cocción similar.

Las diferencia es que mientras en un Baño María el método de cocción es indirecto, en la máquina para cocer pasta es directo.

En el Baño María se sumerge el alimento, ya dentro de un recipiente, en otro con agua u otro liquido en ebullición, mientras que en el Cuece Pasta el alimento entra en contacto directo con el agua en ebullición.

Los Cuece Pasta no se utilizan solo para la pasta, sino también para la cocción de otros alimentos como arroz, verduras o huevos.

Esto los convierte en máquinas muy prácticas para cualquier cocina.

Características de las Cuece Pasta

Los aspectos más relevantes que los fabricantes de estas máquinas destacan son los siguientes:

Cuece pasta a gas o eléctrico

Las máquinas Cuece Pasta pueden alimentarse energéticamente mediante el gas o a través de la electricidad.

Cuece Pasta eléctricos

Tienen un mayor coste de funcionamiento, debido a que la electricidad es una fuente de energía más cara que el gas.

También son más lentos a la hora de proporcionar el calor necesario.

No obstante, hay dos factores que hacen que la diferencia no sea tan notoria como en otro tipo de maquinaria de cocina:

  • Con ellos no es necesario alcanzar más de 100° C, temperatura a la que el agua entra en ebullición.
  • En algunos casos, el hecho de que la resistencia eléctrica esté dentro de la cubeta disminuye aún más la diferencia de tiempo en alcanzar una temperatura concreta.
Cuece Pasta a gas

Son más económicos en cuanto a coste de funcionamiento.

También permiten una mayor inmediatez del calor y un control más preciso del calor generado a través de la llama.

Al tratarse de una fuente de calor externa a la cubeta, la limpieza y el mantenimiento son más sencillos con respecto a los eléctricos con resistencia en el interior de la cubeta.

Si optas por un Cuece pasta a gas, te recomendamos que compruebes que la máquina incorpora las medidas de seguridad recomendadas para la maquinaria que funciona esta fuente de energía:

  • Llama piloto.
  • Encendido piezoeléctrico.
  • Termopar y válvula de seguridad.
  • Sistema automático de elevación de cestos

Sistema de elevación de Cestos

Algunos modelos de Cuece Pasta incluyen elevadores automáticos con temporizador.

El sistema de elevación de cestos permite, por ejemplo, cocinar simultáneamente distintos tipos de pasta con diferentes tiempos de cocción.

Cuando el temporizador señala que la pasta en una de las cubetas ya está lista, la cubeta se eleva automáticamente sobre el nivel del agua mientras que la pasta en otras cubetas continúa su cocción hasta que los respectivos temporizadores indiquen que la cocción ha finalizado.

Resistencias eléctrica externas o interna

Entre los Cuece pasta eléctricos pueden encontrarse  modelos con la resistencia eléctrica instalada en el exterior de la cubeta y otros que la tienen en el mismo interior de la cubeta, como sucede con las freidoras eléctricas.

La ventaja principal de una resistencia interna es la mayor rapidez con la que lleva el agua al punto de ebullición y, en consecuencia, el ahorro de energía que eso supone.

La limpieza y mantenimiento de la máquina es algo más complicada, aunque no tanto como en una freidora. De hecho, algunos modelos incluyen resistencias elevables que facilitan esa tarea.

Por otro lado, la pasta no es un alimento que genere restos al cocinarse, como es habitual en las frituras.

Sí hay que tener en cuenta el almidón que se desprende de la pasta y por el que algunos Cuece Pasta cuentan con una zona de escurrido con rebosadero para evacuarlo.

Capacidad, cubetas y cestos

La capacidad de una máquina Cuece Pasta se mide en litros y abarca desde los 14 litros de algunos modelos hasta los 60 litros de los de mayor tamaño y capacidad.

Son pocos los modelos que utilizan cubetas bajo el estándar Gastronorm.

La mayoría de fabricantes optan por establecer sus propias medidas para cubetas y cestos.

En algunos casos los cestos vienen incluidos con la propia máquina y en otros hay que adquirirlos aparte.

Te recomendamos optar por cubetas con esquinas redondeadas, fabricadas sin juntas ni soldaduras, que facilitan tanto la limpieza, como el manejo.

También debes tener en cuenta las posibles combinaciones entre cubeta y cestos que ofrece cada fabricante.

En los modelos de mayores prestaciones algunos fabricantes ofrecen hasta siete combinaciones posibles, con la utilización de cestas de 4 medidas diferentes. Esto aumenta significativamente la capacidad de trabajo de la máquina.

Temperaturas

El rango habitual de temperatura que abarca el termostato de un Cuece Pasta está entre 30° y 100° C.

Algunos modelos incluyen un termostato de seguridad adicional con un tope en torno a los 130° C.

Marmitas
Mesas Soporte
 

Historia de la Pasta

Son muchas las teorías que se han elaborado en torno al origen de la pasta.

Algunos investigadores adjudican el descubrimiento a Marco Polo, quien sería el encargado de introducirla en la Italia del siglo XIII, a la vuelta de uno de sus viajes a China. En el capítulo CLXXI de sus “Libros de Maravillas del mundo”, Marco Polo deja escrita una referencia sobre la pasta en China.

De todos modos, es seguro que el verdadero nacimiento de la pasta se remonta mucho más atrás en el tiempo.

El alimento de los etruscos y los griegos

En concreto a la época de las antiguas civilizaciones etruscas, que la elaboraban de forma primitiva mediante el triturado de diversos cereales y granos mezclados con agua. Esta mezcla era cocida posteriormente, resultando el producto final un alimento sabroso y nutritivo.

Cuando los griegos fundaron Nápoles, pasaron a adoptar un plato que hacían los nativos y consistía en una pasta de harina de cebada y agua. Esta pasta era secada al sol. Los griegos la llamaron “makaria”.

En la antigua Roma también hay referencias a este alimento que datan del siglo III antes de Cristo.

De hecho, el jurista, político, filósofo, escritor y orador romano Cicerón expresó su pasión por el "Laganum". Las “laganas” eran largas  tiras de pasta en forma de láminas anchas y chatas, que estaban elaboradas con harina de trigo).

Al aprovechamiento de los cereales

Ya en aquella época –el siglo I d. C.- los romanos fabricaron herramientas, utensilios y mecanismos para la elaboración de la pasta de lasaña.

Desde la antigüedad los cereales han sido fáciles de transportar y de almacenar. Por ello, sería precisamente la expansión y dominio del Imperio Romano lo que fomentó el cultivo de los cereales en toda la cuenca mediterránea.

La zona de Sicilia estaba considerada en la época como el "granero de Roma". No obstante, también se importaba trigo y otros cereales desde la franja mediterránea de África y Líbano y, más tarde –coincidiendo con el imperio de Augusto-, desde España, Cerdeña y Siria.

Se calcula que entonces se llevaba a cabo un nivel de importación de 400.000 toneladas anuales, cantidad que ofrecía la garantía de que cada habitante del Imperio iba a poder recibir su ración personal de cereales.

Dichas importaciones dependían en gran medida tanto del importante tráfico marítimo, sujeto a tempestades, naufragios y desastres debidos a la falta de pericia de los marineros, como de la capacidad de almacenaje y el cuidado que pudiera procurarse a los cereales importados.

Macarrones, lasagna, vermicelli, fidelli…

El término “macarrones”, con el que hoy se designa un tipo determinado de pasta larga, aparece en los textos de escritores romanos de los primeros siglos de nuestra era.

Platina, bibliotecario del Vaticano, escribió en el siglo XII que los macarrones con queso eran una herencia proveniente de las cocinas de Génova y Nápoles. De hecho, los habitantes de ambas ciudades los incluían a diario en su menú.

En un libro del siglo XIII titulado “Olla Cocinera” se estableció que la lasaña se comía como tira de pasta en caldos enriquecidos.

El término “laganas” ya figura en el libro “De arte coquinaria” de Apicio. En un códice del siglo XIII, que se encuentra en la actualidad en la Universidad de Bolonia, se puede leer también una minuciosa descripción de cómo se prepara una lasaña.

Ya en la época moderna, la pasta se introduce y es aceptada ampliamente en España, coincidiendo en el siglo XVI con el virreinato español en Nápoles.

Con el paso del tiempo la pasta fue tomando formas diversas en las mesas de Italia, adquiriendo, además, diferentes denominaciones. En el 1.400 la pasta se llamaba "lasagna" y los fabricantes de pasta "lasagnare".

En el 1.800 la pasta cambió de nombre y pasó a llamarse "vermicelli", literalmente “pequeños gusanos”. Los vermicelli eran un tipo de pasta de sección redondeada muy parecidos a los spaghetti, aunque más gruesos, que se usaban, fundamentalmente, para la elaboración de sopas.

En algún momento entre los siglos XV y XIX nacieron los "fidelli", que eran hilos de pasta con forma cilíndrica. Quienes los hacían se llamaban "fidellari". Alrededor de 1.800 los fidelli se convertirían en los spaghetti que hoy conocemos.

Desarrollo industrial

A principios del siglo XVII aparecen en Nápoles las primeras y rudimentarias maquinarias para la preparación de pasta.

En Gragnano, a pocos kilómetros de la ciudad partenopea, se encontró el modo de secarla y conservarla gracias al clima especial que se crea por la alternativa de los vientos Ponentino, de carácter seco, y Vesubiano, cálido y húmedo. Por ello, el pintoresco paisaje de la localidad incluía las tiras de pasta puestas a secar en las calles.

La máquina de amasamiento y la invención de la máquina de prensar hicieron posible el abaratamiento de la producción de pasta, convirtiéndose de este modo en la dieta habitual de las clases populares.

En Venecia, en 1.740, en la ciudad de Venecia, Paolo Adami recibiría la licencia para abrir la primera fábrica de pasta.

Cien años después, en Amalfi, se empezaron a usar molinos de agua y moledoras de piedra, para el proceso de separar la sémola del salvado.

Las máquinas trajeron consigo el desarrollo del mercado, una mayor competencia y la exportación de la pasta a través del océano.

En la mesa de los nobles y con cubiertos

A principios del siglo XIX, la cocina más refinada que triunfaba en las mesas de los nobles estaba compuesta por platos de pasta, convirtiéndose poco a poco en un hábito gastronómico de las clases altas.

Durante este siglo el consumo de pasta seca se puso de moda y su ofrecimiento a los invitados suponía un signo de distinción.

Hasta ese momento la pasta se comía con las manos. La adición de distintas salsas a aquel plato obligó a que en las mesas de las clases altas apareciera un nuevo artilugio para comer: el tenedor.

Aunque al principio el tenedor se usaba más para impresionar a los invitados que para ayudarles a sujetar los bocados de comida, cuando se generalizó el acompañamiento de la pasta a base de salsa de tomate, comenzó a adoptarse el tenedor como un utensilio necesario de uso diario.

De hecho, incluso apareció un nuevo tenedor específico para comer pasta con cuatro puntas curvadas, cuya longitud no era superior al doble de su anchura total.

En 1.870, se inventó el Purificador Marseillais, bautizado con el nombre de su creador, con el objeto de mejorar la sémola.

El arte de acompañar la salsa

Inicialmente la pasta se acompañaba con una salsa de tomate y aceite.

Pronto y debido a la creatividad de las amas de casa, los chefs y los gourmets, este plato pasó a ser enriquecido con productos típicos italianos: la mozzarella, el queso parmesano, el jamón, la carne de cerdo curada, pescados, etc…

En 1.914 el secado artificial provocó que la pasta estuviese fácilmente a disposición en todas las regiones de Italia.

El gran desarrollo de la pasta italiana en siglo XX estuvo muy ligado a la exportación, que alcanzó cifras récord de 70.000 toneladas. Gran parte de estas exportaciones fueron, naturalmente, hacia los Estados Unidos.

Años más tarde, multitud de países importadores comenzaron a producir la maquinaria para fabricar sus propias pastas. A partir de ahí, la gente comienza a referirse a este fenómeno como “La Industria de la Pasta”.

La pasta en el mercado

La producción mundial de pasta se estima en la actualidad por encima de los 14 millones de toneladas anuales y es uno de los elementos favoritos en cualquier tipo de gastronomía.

El mercado de la pizza se apoya en la innovación y el aumento de gamas atendiendo a la salud y el desarrollo. En 2.018 la pasta fresca seguía incrementando sus ventas, en valor y en volumen, a un ritmo superior al 10%.

En cuanto a la pasta seca incrementaba su valor en un en un 3,9% y su volumen en un 2,4%, hasta llegar a los 196,7 millones de kilos y los 384,5 millones de euros.

A pesar del evidente empuje de la pasta seca, la pasta fresca sigue manteniendo crecimientos a doble cifra al subir su volumen de ventas al 9,4% y el valor al 11,5%, hecho que se convierte en muy positivo para la industria.

Los consumidores españoles se inclinaron más por consumir la pasta vendida en supermercados y autoservicios, con ventas de un 54,6% del total más que en el mismo periodo del año anterior, seguidos por los discount con un 19,1%, los hipermercados con un 19,8% y los especialistas con un 1,9%.

Los datos constatan lo que está en la experiencia personal de cualquiera.

La pasta es fundamental en cualquier cocina y, por ello, resulta lógica la presencia de maquinaria dedicada a este particular alimento en cocinas profesionales.

Los 3 Cuece Pastas más vendidos

Cuece Pasta Buffalo GH160

title=

Eléctrico - Fondo 51,6 cm.

Capacidad 8 litros.

Hervidor de pasta apto para uso intensivo.

Equipado con temporizador digital para la cocción de la pasta de forma precisa.

Tiene un tiempo de calentamiento de 17 minutos.

Precio 328,50 € (+ IVA).

Cuece Pasta Edenox Serie 600

title=

Eléctrico - Fondo 65 cm.

Capacidad 15 litros.

De sobremesa en acero inoxidable con resistencias en acero inox.

controladas por conmutador de 8 posiciones.

Tiene un ancho de 40 cm, con capacidad para 4 cestas.

Precio 1.084,00 € (+ IVA).

Cuece Pasta Romag VMC-3

title=

Eléctrico - Fondo 60 cm.

Capacidad 35 a 40 litros.

Multicocedor con mueble de múltiples aplicaciones, permite cocer pasta, cocer al vapor, calentar pasta, cocer marisco, baño maría y regenerar añadiendo los respectivos accesorios.

Tiene una capacidad de 35/40.

Equipado con grifo de vaciado 3/4 y posibilidad de cocer en GN 1/1.

Termostato 40 a 100ºC.

Desde 1.974,00 € (+ IVA).


Catálogo de Cuece Pastas en Hosteleria10

Este Catálogo agrupa la información disponible sobre los Cuece pastas profesionales que se distribuyen en España, según la facilitan sus respectivos fabricantes.

La información contenida en este catálogo incluye productos, modelos y características técnicas. 

 

Algo más de información

Conoce un poco más sobre máquinas de cocción, para saber cuál puede ser el producto más adecuado para tu negocio de Hostelería.

Échale un vistazo a nuestras otras secciones:

Baños María

Cocinas - Fogones

Marmitas

Pídenos ayuda

En nuestra tienda tienes a tu disposición los Cuece Pastas con la mejor relación calidad/precio.

Nuestro trabajo consiste también en seleccionar para ti marcas de garantía, como Bertos, Buffalo, Edenox, Jemi, Mareno, Masamar, Pujadas, Repagas, Valentine…

Por ello esperamos que nuestra oferta cubra cualquier exigencia que pudiera plantear tu negocio de Hostelería.

Aunque nuestro catálogo es demasiado amplio y no podemos colgarlo todo en nuestra tienda.

Así que escríbenos a contacto@hosteleria10.com o llámanos por teléfono al 91 161 03 04, si no encuentras lo que buscas.

Estaremos encantados de atenderte.

Cuchillo y tenedor

Envío Gratis

Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Pinterest
Logotipo ConfianzaOnline

Hosteleria10.com · 91 161 03 04 · contacto@hosteleria10.com

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · Configurar las Cookies · Contratación