Inicio> Menaje > Cuberterías para Hostelería
Cerrar

FILTROS

Tipo de Cubertería


Marca





Ordenar por



Más barato no se encuentra

¿Alguna duda?

91 161 03 04

o escríbenos


Cuberterías para Hostelería

Las Cuberterías para Hostelería más baratas ¡están aquí!

Cuberterías para negocios de Hostelería

Ilustración con Cuberterías para Hostelería

La cubertería es un elemento indispensable en Hostelería.

Los profesionales necesitan disponer de cubiertos duraderos que se conserven como el primer día.

Tan importante es ofrecer una buena cubertería a tus comensales, como saber para qué sirve cada pieza.

En el mercado hay gran variedad de cucharas, cuchillos y tenedores de calidad, diseñados para cubrir las exigencias de cualquier tipo de negocio de Hostelería.

Busca aquí la cubertería que más se ajusta a tus necesidades.

En esta sección encontrarás una cuidada selección de cuberterías para restaurantes, bares, hoteles, colectividades, grills, asadores, chiringuitos, buffet, food tracks, etc… y otros negocios de Hostelería.

Cuchillos, cucharas y tenedores de diseño clásico o moderno, con múltiples piezas de diversos tamaños y manufacturados en distintos tipos de materiales.

Cuberterías para Hostelería fabricados por marcas especializadas de la mayor garantía y, como siempre, a los mejores precios que vas a poder encontrar en el mercado.

Cuchillos para Hostelería
Vajillas de Porcelana
 

El cuchillo

El cuchillo de mesa es un utensilio diseñado para cortar los alimentos servidos en la mesa.

La función principal de este utensilio es facilitar el consumo de los diferentes alimentos en el desayuno, la comida o la cena.

El cuchillo de mesa tiene diferentes funciones de acuerdo a su diseño y tipología.

El primer cubierto

El cuchillo fue el primero de los elementos que se incorporó a la cubertería moderna en la Edad Media.

El rasgo distintivo de un cuchillo de mesa es su extremo romo o redondeado.

La leyenda atribuye la aparición del diseño del cuchillo de mesa como tal al cardenal Richelieu en el año 1630.

Richelieu mandó eliminar las puntas de los cuchillos de su casa, ya que los comensales lo utilizaban tanto para la guerra, como para emplearlo de mondadientes.

Reyes como Luis XIV de Francia o Carlos III de España prohibieron asimismo el uso del cuchillo en la vía pública y en la mesa, con la esperanza de que se redujera la violencia.

En el caso de la mesa apelaron también al uso de cuchillos con puntas rotas.

En el siglo XIX aparecieron la mayoría de cuchillos y navajas que se conocen en la actualidad.

Numerosas ciudades se especializaron en la manufacturación de cuchillos, como Solingen en Alemania o Albacete en España.

A partir de este siglo y sobre todo en el XX, nuevos materiales y procesos de fabricación fueron incorporándose a la manufacturación de cuchillos de mesa.

En la actualidad la ciudad inglesa de Sheffield es famosa internacionalmente por la fabricación de cubiertos.

Los cuchillos de mesa suelen llevar impreso en la hoja el nombre de la ciudad de la que proceden, además del sello del fabricante.

En el pasado, las cuchillas de estos cubiertos estaban hechas de acero al carbono, mientras que los mangos eran de hueso, madera o marfil.

Hoy en día muchos modelos de cuchillos de mesa se fabrican ahora de una sola pieza -mango y cuchilla- de acero inoxidable.

Tipos de cuchillos para mesa

Cada clase de cuchillos de mesa cubre una función.

He aquí los tipos de cuchillos más importantes:

Cuchillo de mesa

De igual longitud que el tenedor y la cuchara.

Este cuchillo tiene la mitad del filo, aproximadamente, ligeramente dentada.

Este cubierto se utiliza específicamente para cortar alimentos no muy duros o gruesos.

Pala de pescado

Este cubierto es de pala plana, ancha y sin filo.

La pala de pescado puede ser recta o ligeramente curva.

Este utensilio se emplea para limpiar y cortar el pescado, tanto con espina, como sin ella.

Cuchillo de carne

Suele ser algo más pequeño que el cuchillo de mesa y con el filo más dentado.

Este cubierto se emplea para cortar carnes magras, chuletones y carnes similares.

Cuchillo de fruta

Este utensilio es corto, ligeramente dentado y del mismo tamaño que el tenedor de fruta.

Cuchillo y tenedor de fruta se emplean juntos y con la misma finalidad.

Otros tipos de cuchillos para la mesa son:

  • Cuchillo de pan: Es grande y posee un filo en sierra de grandes dientes para desgarrar las fibras del pan con facilidad.
  • Cuchillo de mantequilla: Su filo carece de sierra. Tiene forma curva y sirve exclusivamente para untar la mantequilla.
  • Cuchillo de queso: Se emplea solo para determinados quesos. Algunos modelos llevan dos dientes en la punta para poder usarse como un tenedor. Otros llevan pequeños agujeros en la hoja para evitar que el queso se quede pegado.
  • Cuchillo de trinchar: Mide unos 30 cm de largo y se utiliza para trinchar pollos o pavos,  servidos enteros en la mesa.
  • Cuchillo de tartas: Posee una pala algo más ancha que un cuchillo de mesa y poco filo. Se usa para cortar tartas.

La cuchara

La palabra cuchara proviene de una antigua medida de granos, el cuchar, que equivale a la tercera parte de un cuartillo y a la doceava de un celemín.

A su vez el término cuchar procede del vocablo latín cochleare, que se empleaba para nombrar al caracol o, de modo genérico, a la concha de un molusco.

A lo largo de la historia el hombre ha fabricado y utilizado cucharas de muchos materiales: desde un sencillo trozo de pan al caparazón de algún crustáceo, un trozo de cuerno o huesos trabajados de manera primitiva.

Cucharas de madera o hueso

En el Paleolítico se fabricaban ya cucharas de madera o hueso, de los cuales se han encontrado restos arqueológicos.

Por el contrario, el origen del mango, su forma y materiales no pueden datarse con exactitud.

Se sabe, eso si, que en el antiguo Egipto y en Mesopotamia se empleaban ya hace tres mil años cucharas hechas con marfil, pedernal, madera o pizarra con mangos ornamentados.

Aquellas cucharas tenían una función medicinal o para realizar ceremoniales religiosos.

Durante la dinastía Shang, segunda del imperio en China y que perduró desde el 1766 al 1046 antes de nuestra era, también se emplearon cucharas muy parecidas a las conocemos hoy en día, solo que fabricadas en hueso.

Cucharas de madera y metal

Los griegos y los romanos fueron perfeccionando este utensilio, fabricándolo con materiales más nobles, resistentes y duraderos, del tipo de la plata o el bronce.

De hecho, los romanos concibieron un prototipo de lo que hoy en día se denomina spork o cuchador: un híbrido entre la cuchara y el tenedor.

Hacia mediados del siglo XV el mango de las cucharas se volvió ancho y plano y la cavidad e ovalada y alargada.

De este modo, la cuchara tomaba la forma con la que actualmente la identificamos.

Desde la Restauración han surgido multitud de tipos de cucharas, aunque su formato en esencia apenas ha cambiado.

Hasta el siglo XIX el material que triunfó por su bajo coste y su fácil producción fue la madera.

Con el paso del tiempo volvieron a ponerse de moda la plata y el bronce de la antigüedad, conviviendo con nuevos materiales como el latón y el estaño.

En nuestros días el abanico de materiales se ha abierto, dando paso al oro, a distintas aleaciones de metales y determinados tipos de materiales plásticos.

Tipos de cucharas de mesa

Al igual que los cuchillos, la función determina el tipo de cuchara de mesa:

Cuchara sopera

Esta cuchara es de cavidad honda, de unos 22 cms. de largo.

Se utiliza, principalmente, para sopas, purés, gazpachos y legumbres.

Cuchara de consomé

Este cubierto es de pequeñas dimensiones.

Su concavidad es más ancha que la de postre.

Como su nombre indica, esta cuchara se utiliza para tomar consomés y caldos.

Cucharilla de postre

Esta cucharilla tendría un tamaño algo menor que la mitad de la cuchara de mesa.

Se usa para todo tipo de postres: cremas: mousses, yogures, flanes, pudding, tartas, etc…

Cucharilla de café

Este utensilio es el más pequeño de toda la cubertería.

Se trata de una cucharilla de poca cavidad que se emplea de modo único para revolver el café o las diversas infusiones.

Otros modelos de cuchara son:

  • Cuchara de servicio: De pala ancha y gran tamaño, se usa para servir guarniciones y acompañamientos en asados.
  • Cuchara de caviar: De tamaño reducido, tiene mango largo y la cavidad muy redonda.
  • Cuchara de Ensalada: Cuchara grande para servir la ensalada o mezclar sus ingredientes.
  • Cuchara salsera: Cuenta con un  mago muy corto y una cavidad aplanada. Para servir todo tipo de salsas.

El tenedor

Él tenedor es el elemento más reciente en la historia de los cubiertos.

Anteriormente a su aparición, la gente comía con las manos.

De hecho, existían, incluso, tratados de buenas maneras en la mesa en los que se recomendaba usar tres dedos para manipular la comida. Los dedos meñique y anular quedaban excluidos de esta tarea.

El tenedor diabólico

El tenedor desembarcó en Venecia a principios del siglo XI desde Constantinopla, de la mano de Teodora, hija del emperador de Bizancio.

En un principio su uso fue considerado escandaloso, ya que se tenía al tenedor por un “instrumento diabólico” que ofendía a Dios.

Mucha culpa de esta reacción destemplada la tenía la falta de habilidad por parte de los comensales para comer tallarines o spaghetti con aquel extraño instrumento.

Por otro lado, aquellos primitivos tenedores eran planos y con dos puntas; es decir, mucho más difíciles de manejar que los actuales.

Cubierto de la Corte

Durante más de 300 años, el tenedor cayó en desuso en Europa. Casi hasta el siglo XVI a cuchara y el cuchillo eran los únicos instrumentos que se utilizaban para comer.

Sería Catalina de Médici quien, en su boda con Enrique II de Francia en 1533, lo puso de moda en la corte francesa.

En el siglo XVII el tenedor pasó de dos a tres puntas.

Este formato pasaría a modificarse en Italia, en donde se añadió una cuarta punta para adaptar el tenedor a la pasta.

Finalmente, a comienzos del siglo XVIII se desarrolló en Alemania el tenedor tal y como lo conocemos en la actualidad.

En el XIX la producción en masa y la invención de la galvanoplastia pusieron los tenedores de metal al alcance de las nuevas clases medias, que buscaban imitar a la nobleza.

Tipos de Tenedores

Al igual que sucede con la cuchara y el cuchillo, cada tipo de tenedor tiene una utilidad bien definida:

Tenedor de mesa

Este cubierto tiene el mismo tamaño que la cuchara de mesa: unos 22 cms. de largo.

Puede ser de 3, 4 o, incluso, 5 dientes.

El tenedor de mesa se emplea para carnes, tortillas, pasta, la mayor parte de la verdura, etc…

Tenedor de pescado

Es un tenedor más plano que el de mesa y ligeramente más ancho.

Se utiliza de modo específico para el pescado.

Tenedor de postre

Al igual que la cucharilla de postre, este utensilio es de un tamaño algo menor a la mitad del tenedor de mesa.

Este tenedor suele tener, generalmente, 3 dientes.

Se utiliza para postres.

Otros tipos de tenedores son:

  • Tenedor de servicio: Ancho y grueso. Puede tener 3 y 4 dientes. Se usa para servir la comida en los platos.
  • Tenedor de ensalada: Tiene tres dientes y un tamaño mediano. Se utiliza para lechugas, escarolas, espinacas, coliflor, etc…
  • Tenedor de mariscos: Es de pequeño tamaño y su forma se asemeja a un tridente.
  • Tenedor exprimidor: De tres dientes. Para exprimir gotas de limón en la mesa.
  • Tenedor para trinchar: De tamaño grande, solo tiene dos dientes y se emplea para sujetar pollo, pavo o carne asada, mientras se corta.

Cuberterias especiales

Para niños y cadetes

Tanto en cuchillos, como en cucharas y tenedores, existen dos formatos para uso exclusivo de los más pequeños de la mesa.

Las cuberterías infantiles y de cadete suelen tener la misma forma que los cubiertos para adultos, aunque sus dimensiones son más reducidas.

Los cubiertos infantiles están diseñados para los pequeños, mientras que los del tipo cadete son para niños de hasta 12 o 13 años de edad.

Las medidas de estos cubiertos varían en función del fabricante.

Los cuchillos, cucharas y tenedores para cadetes e infantiles son imprescindibles en colectividades, comedores de guarderías y escolares, fiestas al aire libre, campamentos de verano, etc…

De acero inoxidable

En Hostelería el acero inoxidable es el material más utilizado para fabricar cubiertos.

Los motivos son:

  • Su larga vida útil.
  • Su mayor resistencia a la corrosión y el desgaste.
  • Soporta con facilidad el lavado en lavavajillas.

Estos son algunos aspectos destacables con respecto a tu cubertería de acero inoxidable:

Limpieza

El acero inoxidable 18/10 ofrece una satisfactoria garantía de resistencia y brillo.

Las cuberterías de acero inoxidable pueden llevar baño de plata, de cromo o de níquel, aunque estas combinaciones siempre son más frágiles que el acero inoxidable 18/10.

Para paliar la fragilidad de esta combinación de acero inox y baño de otros metales, a estas piezas se les aplican pulidos especiales en la superficie, de manera que queden selladas.

Con este sellado los cubiertos carecerán en su superficie de poros en donde pudieran quedar ocultos la suciedad y los correspondientes microbios y bacterias.

Lavavajillas

Los lavavajillas son el modo más seguro y eficiente a la hora de limpiar los cubiertos de acero inoxidable.

Resulta conveniente seguir al pie de la letra las instrucciones del lavavajillas: cantidad de detergente, abrillantadores, sales, etc…

No debes llenar excesivamente el cesto de cubiertos, de manera que no haya demasiados puntos de fricción en entre ellos.

De este modo se evitan golpes y ralladuras y los chorros del lavavajillas alcanzan de manera más eficaz los cubiertos.

Tipo de jabones

Te recomendamos que utilices siempre jabones no abrasivos para limpiar tus cubiertos de acero inoxidable.

En general, tanto si se lava a mano como a máquina, un jabón suave no dañará la superficie de tus cubiertos.

Es importante que nunca dejes los cubiertos en agua muy caliente con zumo de vinagre o limón, ya que podrías correr el riesgo de provocar algún tipo de corrosión en ellos.

Lavado y secado inmediatos

El lavado inmediato es el mejor cuidado posible para una cubertería de acero inoxidable.

Lava tus cubiertos justo después de usarlos y, acto seguido, procede a secarlos.

De esta manera evitarás que aparezcan manchas. En el caso de que estas manchas surgieran, puedes eliminarlas con líquidos no abrasivos para limpiar metales.

Es importante evitar que se queden adheridos a tus cubiertos restos secos de salsas o vinagres, cuyos ácidos puedan originar picaduras en el acero inoxidable.

En caso de que optes por lavarlos a mano, ten en cuenta que la utilización de estropajos metálicos supone siempre un riesgo para este tipo de cuberterías.

Además, te recomendamos que laves los cuchillos por separado y evites los golpes entre las piezas.

Para evitar la pérdida de brillo a causa de las marcas de los dedos, puedes frotar los objetos de acero inoxidable con un trapo humedecido en vaselina líquida.

Almacenaje

A la hora de guardar tu cubertería de acero inoxidable trata de seguir estos consejos:

  • Utiliza limpiametales líquidos para quitar las manchas de corrosión que pudieran aparecer.
  • Seca bien los cubiertos antes de guardarlos. La dureza de determinadas aguas y el exceso de cal pueden afectar al acero inoxidable.
  • Intenta mantener las piezas separadas unas de otras para evitar golpes bruscos.
  • Pon especial atención con las hojas de los cuchillos, que no deben tocar otras piezas. Podrían rallarlas.

Desechables

Los cubiertos desechables van encontrando un hueco cada vez mayor en las cuberterías profesionales.

Esto se debe a sus múltiples ventajas:

  • Estos cubiertos son higiénicos y aportan la tranquilidad de que no pueden ser nocivos nuestra salud.

    Este tipo de cubertería se estrena, se usa y se desecha después de su uso.

  • Los cubiertos desechables favorecen el ahorro de agua.
  • Al no tener que lavarse, estos cubiertos evitan la proliferación de los productos químicos de limpieza y sus efectos indeseados.
  • Hay en el mercado cubiertos de tipo compostable que, a pesar de su apariencia de plástico, han sido fabricados con elementos naturales y fácilmente biodegradables.

    Este tipo de materiales se transforman posteriormente en abono orgánico.

Ya existe en el mercado una amplia gama de juegos de cubertería desechables que pueden ser empleados en cualquier clase de restaurante o bar.

Hay cuchillos, tenedores y otros productos para fiestas, celebraciones, buffet, catering y eventos con los que ahorrarás tiempo y dinero en limpieza, energía y gasto de agua.

Además, puedes personalizar este tipo de cubiertos, por ejemplo, con el logotipo o el nombre de tu marca comercial, así como con otros tipos de diseños.

De Policarbonato

Las vajillas fabricadas en policarbonato contribuyen a la seguridad respecto a la aparición en los alimentos microorganismos o bacterias.

Este tipo de cubiertos cumplen con toda la normativa europea acerca de la seguridad alimentaria y el reciclaje.

Los cubiertos de policarbonato son:

  • Fáciles de limpiar y desinfectar.
  • Resistentes a la corrosión.
  • Resistentes al paso del tiempo.
  • Inmunes a la aparición de componentes tóxicos que alteren los alimentos.
  • Muy ligeros.
  • Irrompibles y apilables.
  • Aptos para su limpieza lavavajillas y su uso en microondas.
  • Capaces de soportar temperaturas de entre -30 °C y 120 °C.
  • Resistente a manchas, olores y rasguños.
  • Susceptibles de ser fabricados en una gran variedad de colores: rojo, verde, azul y blanco.
    Esto permite diferenciar las piezas destinadas a personas con dietas especiales, alergias, intolerancias, etc….

Estos cubiertos también son fácilmente personalizables.

Vasos y Copas para Hostelería
Tazas para Hostelería
 

Cómo elegir los mejores cubiertos

La cubertería cubre un papel muy importante en la mesa.

Su estilo y diseño deben ir en concordancia con:

  • La vajilla que vas a utilizar.
  • El tipo de cocina que vas servir.
  • El estilo de tu negocio.

Ten en cuenta que la cubertería es la herramienta que permite al comensal disfrutar de tus platos.

Por ello, los cubiertos deben cumplir a la perfección con sus funciones: cortar, punzar, recoger, etc…

Además, tu cubertería debe contribuir a dar una buena imagen de tu negocio.

Piensa que, debido a su uso continuado, las cuberterías profesionales sufren un determinado desgaste con el paso del tiempo.

Si no eliges desde el principio una cubertería profesional de calidad, tendrás que afrontar después  el envejecimiento prematuro de tus cubiertos. Eso podría devaluar la imagen de tu negocio.

Para evitar esto, te proponemos que, antes de elegir una cubertería, tengas en cuenta estos tres aspectos fundamentales que van a indicarte la calidad y funcionalidad de tus utensilios de mesa:

Lo mejor, acero Inoxidable 18/10

Para un uso profesional, vas a necesitar que tus cubiertos sean de acero de máxima calidad.

El material más indicado para ello es el acero inoxidable 18/10.

Con este tipo de acero evitarás:

  • El desgaste temprano de las piezas.
  • Que estas estropeen el resto de la vajilla con manchas metálicas.
  • Que el óxido de un acero de mala calidad pueda causar intoxicaciones.

Vigila el espesor de los cubiertos

El espesor de las piezas es la cantidad de acero o materia prima que se utiliza para fabricar cada cubierto.

Te recomendamos que la cubertería inox tenga de 3mm en adelante.

Ten en cuenta que, tratándose de acero inox 18/10, cuanto mayor sea el espesor, mayor resistencia y tiempo de uso tendrán.

Además, esto podría suponerte un gran ahorro en reposiciones de cubiertos doblados o deformados.

Un buen acabado de las piezas

El acabado de las piezas de una cubertería marca la diferencia entre el nivel de los fabricantes.

Solo las mejores marcas prestan atención a estos detalles.

Una de las piezas más importantes de la cubertería en las que hay que fijarse es el cuchillo.

La mayor parte de los cuchillos corta bien el primer mes, aunque no todos mantienen su corte a lo largo de su vida útil.

Para que un cuchillo ofrezca garantías, debe tener hoja bi-dentada; es decir, su sierra debe ser visible por ambas caras.

Además, es importante que el cuchillo esté templado en su totalidad y no solo en la hoja.

Los cuchillos templados al 100% tienen una mayor durabilidad y resistencia.

En cuanto al tenedor, para que el tenedor tenga una punción precisa y perfecta, fíjate en que todas sus púas estén pulidas.

Finalmente, es muy conveniente que el diseño de tu cubertería ofrezca una correcta ergonomía de las piezas para facilitar su uso.

Las 3 Cuberterías para Hostelería más vendidas

Cubertería Olympia Gama Kelso

title=

Acero Inox 18/0.

Cubiertos de gama económica, de acero inox 18-0 y decoración lisa.

Ideal para colectivos y establecimientos de gran capacidad.

Desde 0,11 € (+ IVA).

Cubertería Olympia Gama Bead

title=

Acero Inox 18/0.

Cubiertos de gama económica, decorados con una hilera de cuentas.

Dispone de 10 modelos diferentes.

Acabado Pulido.

Desde 0,34 € (+ IVA).

Cubertería Olympia Gama Mayfair

title=

Acero Inox 18/10.

Cubiertos de gama económica, con acabado altamente pulido, de diseño clásico y elegante.

Dispone de 8 modelos diferentes y juego de muestra.

Acabado Pulido.

Desde 0,66 € (+ IVA).

¿Quieres saber más?

Como mantener en perfecto estado los cubiertos

Además de Cuberterías para Hostelería, podemos ofrecerte una gran variedad de menaje para tu cocina profesional.

Visita nuestras secciones y tal vez puedas encontrar en ellas el producto más adecuado para tu negocio de Hostelería:

Pídenos ayuda

En Hostelería10 tienes a tu disposición Cuberterías para Hostelería con una excelente relación calidad/precio.

Estos productos han sido fabricados por marcas de garantía, como Comas, Gastronoble, Martínez y Gascón, Olympia, Polibox …

Alguno de estos productos contribuirá a hacer más rentable tu negocio de Hostelería.

Nuestro catálogo es demasiado amplio y no está todo él en nuestra tienda.

Escríbenos a contacto@hosteleria10.com o llámanos por teléfono al 91 161 03 04, si no encuentras lo que buscas.

Estaremos encantados de atenderte.

Cuchillo y tenedor

Envío Gratis

Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Pinterest