Inicio> Mobiliario > Básculas
Cerrar

FILTROS

Tipo de Básculas



Marca






Precio




Ordenar por



Más barato no se encuentra

¿Alguna duda?

91 161 03 04

o escríbenos

Básculas

Las Básculas más baratas ¡están aquí!

Básculas comerciales para Hostelería y Comercio

Ilustración con Básculas

Las básculas son herramientas imprescindibles, tanto en la Hostelería, como en otros tipos de negocios en los que es necesario manejar un cálculo lo más exacto posible del producto que se trabaja.

En el caso de la cocina, las básculas contribuyen a determinar el peso más aproximado de los ingredientes utilizados en la elaboración de los platos, para que la calidad de estos se sitúe al máximo nivel.

Calcular el peso de los productos que vendes o distribuyes incide en la credibilidad de tu negocio, al tiempo que te ayuda a ahorrar, al no dar producto de más o cobrar de menos.

En esta sección hemos seleccionado un cuidado catálogo de básculas de diferentes tamaños y formatos, con utilidades diversas y diseñadas para determinar distintos tipos de pesos.

Básculas de peso para negocios como carnicerías, charcuterías, pescaderías, panaderías, bollerías, tiendas de autoservicio, de dulces, de encurtidos o de frutos secos, galerías de alimentación, cocinas y otros tipos de empresas para las que determinar el peso con un máximo de exactitud es siempre algo fundamental.

Básculas fabricadas por las marcas más especializadas en la medición de pesos y, como siempre, a los mejores precios del mercado

Razones para el uso de las básculas profesionales

Las básculas comerciales siempre han sido un elemento básico en una gran variedad de negocios.

En cualquier tienda o comercio en el que se depende directamente de lo que pesa el producto, es necesaria una máquina con la que establecer dicho peso de la manera más ajustada posible.

Aunque aún quedan tiendas de barrio con aquellas viejas balanzas que colgaban de una viga o del techo, cada vez más los clientes demandan de una exactitud acorde con los avances tecnológicos del tiempo en el que vivimos.

Por eso se las básculas digitales han ido imponiendo ya en casi todos los sectores comerciales.

Este tipo de básculas, si están bien calibradas y se les realiza un conveniente mantenimiento periódico, suelen tener un margen de error mínimo, dato que satisfará enormemente a tus clientes y que para ti va a ser fundamental.

Pescaderías, carnicerías, charcuterías, tiendas de fiambres, panaderías, pastelerías, fruterías, tiendas de encurtidos o de dulces, entre muchas otras, son tipos de comercios en cuyo balance económico juega un papel fundamental el peso exacto de los productos.

Además, los clientes se han ido acostumbrando a que en su hábitat de compra el peso se calcule en todo tipo de establecimientos de forma inmediata y ante sus ojos, a través de balanzas electrónicas o digitales.

Estas básculas exhiben un calibrado exacto del peso en números bien grandes y claros, además de expender en el acto los correspondientes tickets. Los tickets de compra, por cierto, son el mejor justificante de que lo que se ha comprado tiene el peso exacto.

Te enumeramos una serie de razones por las que te conviene disponer de una báscula en tu negocio:

La confianza de los clientes

Si no entienden o no ven claro el peso de lo que están comprando, los clientes manifestarán cierta inquietud que, inevitablemente, va a traducirse en desconfianza hacia tu negocio.

Una báscula digital con el peso y el precio bien visibles les sacarán de cualquier duda.

Tickets

La báscula digital te da la oportunidad de imprimir el precio con su peso en el momento y de forma inteligible para dárselo al cliente junto al producto que ha comprado.

Piensa que el ticket es el justificante de compra que el cliente demanda para, si no estuviese conforme, poder reclamar en el momento o después.

Precisión

Si está bien calibrada, la balanza digital no dejará espacio a la duda: marcará automáticamente  el peso con números grandes y claros en el momento de colocarse el producto encima.

Este es un sistema sencillo que cualquier cliente entiende a la primera y que proporciona credibilidad y confianza al establecimiento en cuestión.

Calibración automática

El hecho de que este tipo de básculas se regule automáticamente y que no se necesite estar cada cierto tiempo calibrándola es una de las enormes ventajas de la balanza digital, por la comodidad que supone para tí como dueño del negocio.

Portabilidad

Las básculas digitales son ligeras, fáciles de instalar y muy cómodas.

Puedes moverlas para limpiarlas, cambiar su ubicación en tu tienda cuando lo necesites e, incluso, transportarlas a otra tienda.

Almacenamiento de datos

Muchas de estas básculas cuentan ya con software para poder almacenar datos en el ordenador de tu tienda.

De este modo podrás realizar sin esfuerzo todo tipo de balances, informes y comparativas intermensuales e interanuales.

Ahorra tiempo

Todas esas funciones que una báscula te permite hacer, en comparación con las viajas balanzas analógicas –el calibrado, el cálculo de pesos y precios, la limpieza, etc…- supondrán siempre un enorme ahorro de tu tiempo, ganando en tranquilidad y permitiéndote que dispongas de tiempo adicional para dedicarlo a otras tareas de tu negocio.

Imagen de negocio actual

Por mucho que tu negocio apueste por el elemento romántico de las viejas tiendas y colmados de siempre, los clientes siempre demandarán que, en lo relativo a su funcionamiento, tu establecimiento sea un comercio moderno, limpio y puesto al día en cuanto a tecnología al servicio del cliente.

Ten en cuenta que, con tanta competencia como hay, todos estos elementos son determinantes en la supervivencia y el éxito de tu proyecto empresarial.

Cajas Registradoras
Detectores de Billetes Falsos
 

Negocios en los que se usan básculas

Estos son algunos de los negocios en los que el uso de básculas de precisión es imprescindible:

Pescaderías, carnicerías y charcuterías

Los pescados, las carnes y los embutidos se venden al peso.

Tanto para el dueño del negocio, como para el cliente, resulta fundamental no servir ni un gramo de más ni cobrar uno de menos.

Panaderías

No solo para servir pan, bollos o pasteles a tus clientes, sino, en el caso de que tu negocio sea un obrador en el que se fabrican estas espacialidades, la báscula cobra un papel esencial.

Panes y pasteles requieren, primero, un peso exacto en sus ingredientes y, después, una precisión equivalente a la hora de servir las piezas.

Verdulerías y fruterías

La relación de producto y precio se establece en estos establecimientos del mismo modo que en carnicerías y charcuterías.

Incluso si el cliente compra “piezas sueltas” de fruta, estas deben ser convenientemente pesadas para establecer el precio correspondiente.

Tiendas de autoservicio

Ya sean herbolarios o tiendas de golosinas, al cliente se le da la opción en estos establecimientos de escoger y pesar ellos mismos la cantidad que desean de cada producto.

Tiendas de dulces, encurtidos y frutos secos

Todos estos productos se expenden en pequeñas cantidades de peso, en las que no puedes desviarte ni un gramo, si no quieres que tu negocio acarree pérdidas.

Nuestras básculas también sirven para otros negocios como paqueterías, negocios a granel, almacenes y pequeñas industrias en las que el pesaje es importante, como las ferreterías.… Todos ellos son artículos diversos que requieren un cálculo del peso con un máximo de exactitud.

Básculas de Cocina

En la restauración es fundamental contar con básculas de sobremesa para la elaboración de platos y recetas.

Para asegurar una mayor calidad de los platos es necesario un control en el pesaje de ingredientes. Contar con las cantidades exactas es la mejor manera de acertar con los componentes que lleva un determinado plato, además de ayudarte a economizar gastos.

Hasta no hace mucho tiempo, la mayor parte de las recetas expresaban las fracciones de ingredientes en tazas, cucharadas o jarras, entre otros utensilios de cocina.

Sin embargo, las evidentes diferencias entre tales utensilios de una cocina a otra no facilitaban que las medidas fuesen exactamente las que debían usarse para la consecución de un plato equilibrado en cuanto a proporciones de ingredientes e, incluso, a la determinada cantidad que había que servir de cada plato una vez elaborado, como es el caso de las salsas.

En la actualidad todas las  recetas vienen con instrucciones específicas y totalmente necesarias para seguir al pie de la letra.

Kilos, gramos, libras, onzas… Todo se expresa en medidas de peso, por lo que cuánta más precisión tenga la báscula en cuestión, más posibilidades hay de acertar en la consecución más lograda de una creación culinaria.

En la báscula de cocina se pesan tanto alimentos sólidos, como líquidos. Ya sea en cantidades mínimas, como en piezas de grandes dimensiones.

Ahora bien, dependiendo de la clase de báscula, variará la cantidad de peso que se le puede poner a cada una de ellas.

Cajas Fuertes
Mini Bares
 

Tipos de básculas para cocina

Las básculas para cocina pueden ser:

  • Mecánicas: Recomendables para pesar en ellas alimentos desde los 5 g a los 20 kg.

    Dependiendo del modelo, estas básculas tienen más o menos exactitud, aunque no son de las que gozan de una mayor precisión. Generalmente suelen ser muy pesadas y ocupan mucho espacio.

  • De precisión: Las básculas de precisión sirven para pesar en ellas alimentos desde los 0,01 hasta los 100 granos. Están diseñadas para definir con enorme exactitud el peso de cualquier alimento. Son muy ligeras y se fabrican en diversos tamaños, todos ellos muy prácticos. Son las más indicadas para dietas y cocina molecular. Son digitales.
  • Balanzas de cocina: Hay muchos y muy diversos modelos: digitales o mecánicas, básculas de gancho, táctiles, nutricionales, de cuchara, planas, extra planas y de precisión, etc….

Cómo funciona una báscula digital

Las actuales balanzas digitales funcionan a través de una serie de sensores electrónicos que reciben el nombre de “celdas de carga”. Estos sensores son los encargados de mandar una señal determinada a un sistema electrónico de lectura.

Las celdas de carga son resortes sobre los que se mide de forma electrónica la deformación producida a causa del peso sustentado.

Fundamentalmente estas celdas son un trozo de metal de excelente calidad al que se le practica una incisión con el objetivo de debilitar un punto concreto de su estructura.

En dicho punto de incisión se adhieren los circuitos de resistencias eléctricas, que son los que van a sufrir la deformación física del hilo conductor producida por el peso que se coloque encima del plato de la báscula.

Para realizar la medición se emplea la ley de Ohm, según la cual el conductor transmitirá la señal proporcionada a la deformación, si al circuito se le da una excitación mediante la aplicación de un voltaje.

A estos circuitos se les llama gages y hay una gran variedad de ellos según el uso que se precise.

La señal emitida va a ser procesada por un indicador electrónico. Este indicador puede ser tanto analógico, como digital. En cualquiera de ambos casos, la lectura aparece en dígitos que referencian el peso medido.

Cada cuanto hay que revisar las balanzas

Uno de los peores contratiempos que cualquier establecimiento puede tener en la realización de su labor es evidenciar que sus pesajes son erróneos. Más aún si es de forma reiterada.

Este tipo de sucesos abunda necesariamente en el prestigio de un negocio y, como consecuencia, en la pérdida de confianza del cliente o clientes, si es que se corre la voz a causa de un mal pesaje.

Como dueño de un negocio, ya sea una carnicería, un supermercado, una frutería o cualquier otro que requiera una báscula de modo habitual, debes observar el funcionamiento de tu báscula para determinar cuándo hacerle una revisión, así como cuáles pueden ser los motivos de un mal funcionamiento por parte de tu máquina.

Lo más aconsejable es que, si no sucede algo imprevisto que te obligue a revisar este plazo, compruebes el funcionamiento de tu báscula cada seis meses aproximadamente.

Esto, claro está, es susceptible de modificación dependiendo del modelo o la marca de tu báscula, pero seis meses suele ser una buena media.

Historia de la báscula

Los diversos sistemas de medidas se establecieron como comunes hace décadas.

Evidentemente, son imprescindibles en infinidad de momentos en nuestra vida particular y, como no podía ser de otro modo, en el desarrollo de diferentes profesiones y trabajos en los que pesar, medir y calcular cantidades son puntos centrales del negocio en cuestión.

El peso más parecido a lo que hoy en día conocemos como tal se diseñó alrededor del año 5000 a. C.

Ya entonces los egipcios y los babilonios utilizaban un modelo muy primitivo de aparato para pesar el polvo del oro en la fabricación de joyas.

Esta primera balanza de la que se tiene noticia consistía en poco más que una tabla de madera y dos platos a cada lado de la madera. Los tres elementos se unían con una cuerda. El peso del polvo se podía saber al colocar este en uno de los platos y diferentes pesas de medida en el otro hasta lograr un equilibrio.

Las primeras noticias sobre básculas más modernas proceden de la época romana. dichas básculas consistían en una barra de hierro a la que se le practicaba un orificio del que colgaba una estructura con dos ejes.

Esta estructura servía para que el peso del objeto en cuestión tuviera otro objeto encontrado para poder compararlo, estableciendo así una medida lo más exacta posible del mismo.

Este tipo de medición de peso, basada en dos ejes desiguales, se ha mantenido prácticamente hasta la llegada de la báscula digital.

El estilo de la báscula ha ido modificándose a lo largo de la historia.

Primero se le añadió una cuchilla en la parte en la que existía una oscilación del brazo, como método para mejorar su precisión.

Después se aplicó la teoría del enigma estático de Robervaly, quien, modificando la primitiva báscula, situó los platos arriba de la tabla y dejando a esta descansar sobre un punto cuyo equilibrio se alcanzaba precisamente al compensar el peso del material a pesar en un plato con peso que se iba poniendo en el otro.

Ya en el siglo XX se le incorporó una aguja indicadora y comenzó a experimentarse con la colocación de un piñón y una cremallera.

El avance definitivo se produjo con la evolución hacia la báscula monoplato -con un solo plato. Este modelo ha permitido optimizar el tamaño y las diversas utilidades de las básculas modernas.

Asimismo no hay que olvidar la preponderancia de las grandes básculas industriales, imprescindibles en muchos ámbitos de diferentes tipos de industrias.

Las 3 Básculas más vendidas

Báscula Porcionadora Sammic Báscula LEQ

title=

Sobremesa Solo Peso.

Para pesaje de pequeñas cantidades en kilos, libras u onzas.

Fabricada en acero inoxidable, con batería recargable.

Interface para PC o impresora.

Capacidad de 4 u 8 kg.

Bandeja 20 x 24 cm.

Precio 108,00 € (+ IVA).

Báscula Anapre JWO

title=

Solo Peso.

Balanza electrónica con visor trasero y delantero.

Capacidad de 3 - 30 kg.

Bandeja 31 x 22,5 cm.

Precio 162,50 € (+ IVA).

Báscula Sammic PCS

title=

Sobremesa de Precio-Peso.

Bandeja de acero inox desmontable, batería recargable.

Memoria de 100 precios, función caja registradora.

Interfaz PC/Impresora.

Capacidad de 20 o 35 kg.

Bandeja 29 x 35 cm.

Precio 195,20 € (+ IVA).

Catálogo de Básculas en Hosteleria10

Este Catálogo agrupa la información disponible acerca de las Básculas que se distribuyen en España, según la facilitan sus respectivos fabricantes.

La información contenida en este catálogo incluye productos, modelos y características técnicas. 

 

¿Quieres saber más?

Aparte de básculas, podemos ofrecerte una gran variedad de máquinas para medición y seguridad.

Visita nuestras secciones y tal vez puedas encontrar en ellas la más adecuada para tu negocio de Hostelería:

Pregúntanos. Podemos ayudarte

Tenemos en nuestra tienda una cuidada selección de Básculas con una excelente relación calidad/precio.

Por eso ponemos un especial cuidado a la hora de buscar fabricantes y marcas de completa garantía, como Anapre, Ascaso, Lacor, Masamar, Pujadas, Rubbermaid, Sammic…

Pero nuestro catálogo es amplio y no todo él está en nuestra tienda.

Escríbenos a contacto@hosteleria10.com o llámanos por teléfono al 91 161 03 04 si no encuentras lo que buscas o si quieres que te asesoremos.

Estaremos encantados de ayudarte.

Cuchillo y tenedor

Envío Gratis

Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Pinterest
Logotipo ConfianzaOnline

Hosteleria10.com · 91 161 03 04 · contacto@hosteleria10.com

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · Configurar las Cookies · Contratación