Blog Hostelería
·  Claves del Ahorro y la Optimización
Volver
Foto del artículo

¿Qué tipo de horno necesito para mi negocio?

Un horno no es algo que necesite demasiadas explicaciones, hablamos de uno de los inventos más antiguos y ubicuos a lo largo de la Historia. Y si en la Universidad Hebrea de Jerusalén estiman que hace 790.000 años el Homo Erectus ya tenía un alto control del fuego, podemos suponer que no debió pasar mucho tiempo hasta que a nuestros antepasados se les ocurriera encerrar ese fuego en alguna clase de compartimiento o tras alguna barrera para un mayor control del calor que genera.

Han transcurrido siglos, milenios e incluso especies homínidas desde entonces y la idea de lo que es un horno no ha cambiado realmente desde que comenzó a utilizarse, aunque si sus aplicaciones.

Aquí, por razones obvias, nos vamos a centrar en los hornos para cocina profesional y hostelería.  Partimos de un concepto de enorme sencillez pero que se ha refinado bastante a lo largo de los tiempos con sucesivas aportaciones desde los campos de la física, la tecnología y, lógicamente, la restauración.

Los hornos se suelen clasificar de acuerdo a la forma en que generan y gestionan el calor y de acuerdo al fin culinario al que se dirigen.   Una clasificación que nos va a servir  también de práctico índice para el resto del post.

Si nos atenemos al primer criterio, podemos distinguir entre:

Ahora, si nos atenemos al segundo criterio y continuando con la clasificación de nuestro catálogo de productos, encontramos los siguientes:

 

Hornos de convección

La convección se define como la propagación de calor u otra magnitud física en un medio fluido por diferencias de densidad. ¿Cómo se aplica ese concepto a un horno? Añadiendo uno o varios ventiladores, una idea tan sencilla como eficaz y transformadora. Siendo rigurosos, los hornos de convección deberían llamarse hornos de convención mecánica o forzada o asistida, pero dado que nuestro cliente pretende cocinar y no aprobar la reválida de la ESO, nos quedaremos con la denominación más común.

El caso es que los ventiladores permiten una distribución del calor uniforme que de otra forma no puede alcanzarse dentro de un horno. Los ventiladores también pueden cambiar la dirección en la que circula el aire así como imprimir diferentes velocidades de giro. Y eso supone todo un mundo de diferencia a la hora de cocinar los alimentos.

Imagen de ¿Qué tipo de horno necesito?

En los hornos de convección se garantiza una cocción perfecta y en menor tiempo gracias a la homogeneidad de la temperatura en su interior.

La circulación de aire a través del horno elimina la humedad en los alimentos, causando una cocción más rápida y facilitando que las capas externas de los alimentos queden tostadas, deseable para asados y horneados. Un horno de convección cocina de un 20 a un 25 por ciento más rápido que un horno convencional, haciendo que sea una opción de energía más eficiente.

Generalmente se usan para asar, asar a la parrilla o gratinar.

Ventajas de un horno de convección:

  • Permite cocinar a varios niveles, varias bandejas.
  • Distribución uniforme del calor dentro del horno = una perfecta cocción uniforme de los alimentos.
  • No mezcla olores ni sabores de los alimentos.
  • Calentamiento del horno más rápido que uno convencional.
  • Ahorro de tiempo y energía para el hostelero.
  • Habitualmente dotados de vaporizadores para compensar la pérdida de humedad de los alimentos. 

 

Hornos Mixtos

El horno mixto es el más común en la actualidad, capaz de cocinar con tres ciclos distintos:

  • Convección (cocción con aire caliente ventilado)
  • Vapor (cocción con vapor)
  • Mixto (cocción con aire caliente ventilado + vapor)

Ventajas de usar un horno mixto:

  • Versátil, permite cocinar en diferentes y múltiples modalidades.
  • Ahorro de espacio y simplificación de la distribución de maquinaria en la cocina.
  • Control de los parámetros: tiempo, temperatura, humedad.
  • Cocina mayores cantidades de alimentos en menor tiempo, sin perder calidad.
  • Ahorro de tiempo, energía y costes.

Los hornos mixtos, a su vez, suelen clasificarse de acuerdo con su fuente de energía:

Imagen de ¿Qué tipo de horno necesito?

 

Hornos para panadería

Algo debe tener el trigo para ser el único alimento que cuenta con ¡dos! categorías de hornos específicas para lo que con él se puede hacer. Por supuesto, hablamos de la pasta y el pan que alimentan a miles de millones de personas cada día.

Los hornos para panadería se dividen en:

  • Mampostería

De barro o leña. Fabricados con material refractario y calentado por gas o, tradicionalmente, leña.

  • Rotativos

Con bandejas que rotan para que el pan se haga de manera uniforme. Pueden ser eléctricos o de gas.

  • Convección

En el que el proceso de horneado resulta más breve. Existen hornos de convección doble que permiten utilizar dos temperaturas diferentes mientras se hornea.

  • Fermentadoras

Habituales en panaderías aunque las fermentadoras también tienen un gran uso para pastelería. Las hay con o sin ventilación y con o sin humidificador.

 

Hornos Pizza

Para cocinar una pizza el horno debe alcanzar los 300 grados de temperatura para que la base pueda quedar crujiente a la vez que el queso se funde y el resultado sea como merece una buena y deliciosa pizza.

Los hornos para pizzas se clasifican en:

  • Horno eléctrico

Recomendable para alcanzar temperaturas muy elevadas de hasta 500 grados y también para ahorrarse un precioso tiempo en limpieza. Algunos de ellos aplican un proceso de pirolisis –descomposición química de materia orgánica y otros materiales  causada por el calentamiento a altas temperaturas en ausencia de oxigeno- para autolimpiarse de una forma que nuestro Homo Erectus habría considerado pura magia.

Pero dejémonos de “moderneces” y continuemos con hornos tradicionales que han aguantado el implacable test de la Historia...

  • Horno leña

El nombre ya es suficientemente explicativo y, de hecho, la elección de la leña es tan fundamental como la de los ingredientes para que las cosas salgan bien en esta clase de hornos.  No es el objeto de este artículo tratar ese aspecto pero baste señalar que hay que evitar las maderas resinosas.

Si en los hornos de convección tan populares hoy en día se busca desesperadamente una cocción homogénea, en el caso de los hornos de leña para pizzas se busca un efecto opuesto.

Imagen de ¿Qué tipo de horno necesito?

Por un lado, la pizza se cuece desde abajo por el contacto con una superficie refractante que hace que la base se deshidrate y quede crujiente. Mientras que en la parte superior, el contacto con el aire caliente consigue que se funda el queso que habitualmente cubre la pizza.

Quienes saben de esto aconsejan introducir la pizza cuando las paredes del horno ya están negras pero el techo blanco por la acción del fuego. Ese es el momento. Y el de sacar la pizza, habitualmente, llega entre 3 y cuatro minutos después.

 

Hornos Brasa

Los hornos brasa han protagonizado la cocina tradicional y familiar durante siglos hasta que llegó el XX y su vertiginoso desarrollo tecnológico en casi todos los órdenes de la vida. Perdieron su lugar frente a los ya comentados hornos de convección y mixtos, pero lo cierto es que hoy en día están asociados a la cocina de calidad y son muchos los negocios de restauración que los usan como uno de sus reclamos para la cocina. La tradicional, en su mejor expresión.

El horno brasa combina las características de barbacoa con horno y se distingue por alcanzar una gran potencia calorífica que provoca el sellado de los alimentos durante su preparación, lo que se traduce en una mayor jugosidad de los platos resultantes. Algo de lo que antes se presumía en la intimidad del hogar familiar y ahora lo hacen prestigiosos chefs en caros e igualmente prestigiosos restaurantes.   

Imagen de ¿Qué tipo de horno necesito?

Otras ventajas son su gran ahorro económico frente a otras opciones, que consigue grandes resultados con todo tipo de alimentos, acentúa sus aromas, obtiene mayor textura y jugosidad y proporciona un sabor exclusivo frente a la alimentación industrial tan común hoy en día.

En definitiva, nuestras abuelas y bisabuelas tenían razón, como en tantas otras cosas.

 

Microondas

Sus radiaciones electromagnéticas aceleran las moléculas de tipo bipolar en los alimentos generando así calor. Son indudablemente útiles en cualquier negocio de por la rapidez con la que cocinan los alimentos aunque nadie los va a encontrar relacionados con la alta cocina. El principal valor de los hornos microondas es el tiempo que ahorran.

 

Hornos regeneradores

Terminamos con otro aportación tecnológica reciente al mundo de la cocina.

La regeneración de alimentos es un proceso cuyo objetivo es mantener la calidad de los alimentos congelados. La misión de estos hornos regeneradores es llevar a temperatura de servicio (65 °C) el corazón del producto en el menor tiempo posible, para ello hacen recircular el aire interior saturado de humedad rozando las paredes de la bolsa en que está envasado al vacío el producto.

Imagen de ¿Qué tipo de horno necesito?

De conocer todos estos inventos, el Homo Erectus se hubiera muerto de envidia antes que por la selección natural.  

O, más probablemente, habría terminado por quemar al Chicote que se los presentara por brujo, en una de esas hogueras que tan bien se le daban. 

 


Categorías: Maquinas y Equipo y Ayuda y tutoriales

 

 

Logo de Hosteleria10

© El Blog de Hosteleria10.com ha sido diseñado por Toma10 | Visite también Cajas10.com y Climatizacion10.com

Para contactar con Hosteleria10: 91 161 03 04 o contacto@hosteleria10.com

Al navegar por Hosteleria10, acepta nuestra Política de Cookies, que utilizamos para ofrecerle un mejor servicio.
Cerrar