Inicio> Cómo utilizar y limpiar la freidora

Limpieza y mantenimiento de Freidoras

Patatas Fritas en Freidora

Cómo utilizar y limpiar una Freidora correctamente

La freidora es uno de los pilares de muchos negocios de Hostelería. Su correcto uso y mantenimiento es un beneficio no sólo para su vida útil, sino también para tu bolsillo: bien cuidada, proporciona alimentos de gran sabor y supone un ahorro significativo de energía.


El aceite: la clave de la Freidora

La freidora es fácil de limpiar y de usar. Eso sí, para utilizar la freidora de la forma más óptima hay que tener en cuenta varios consejos no sólo respecto a su mantenimiento y limpieza, sino también sobre el aceite que vas a utilizar para tus frituras:

  • Un aceite en buenas condiciones puede resistir bien hasta 25 frituras. Para que así sea, mantenlo alejado de la luz y el calor para evitar que se oxide o enrancie.
  • Rellena la freidora con la cantidad de aceite que marca el depósito. Un nivel más bajo provocaría un aumento innecesario de la temperatura del aceite.
  • Cuando precalientes la freidora pon atención a los tiempos de precalentamiento especificados por el fabricante. Precalentar el aceite más tiempo del necesario no sólo lo degradará, sino que también supondrá un gasto de electricidad mayor.
  • Tampoco precalientes el aceite a temperaturas muy altas para ahorrar tiempo. Lo que conseguirás es sobrecalentar la freidora, lo que puede llegar a estropearla.
  • Te recomendamos utilizar aceite de oliva, de orujo o aceite de girasol alto-oleico. Con estos aceites el alimento absorbe menos grasa y mantienen mejor la jugosidad de su interior.
  • Tapa la freidora para que el aceite no entre en contacto con el oxígeno. Así el aceite no se estropeará antes de tiempo.
  • Evita el sobrecaliento del aceite. No frías a más de 180 ºC. Si utilizas aceites de semillas, no podrás superar los 160 ºC y sólo podrás utilizar el aceite una vez.
  • NUNCA ESPERES A QUE EL ACEITE SE ENFRÍE ENTRE TANDA Y TANDA DE ALIMENTOS.
  • A medida que aumenta el número de frituras verás que el aceite se va degradando y hay que cambiarlo. Lo sabrás porque se vuelve rojizo, le sale espuma y apenas caliente. Cuando esto ocurra, NUNCA TIRES EL ACEITE POR EL DESAGÜE. Tampoco por el baño, ya que afectaría a la depuración de las aguas. Llévalo a un punto limpio.
  • NUNCA MEZCLES DISTINTOS TIPOS DE ACEITE EN TU FREIDORA. Cada tipo de aceite tiene un punto de ebullición diferente y mezclarlos daría lugar a la formación de sustancias tóxicas cuando el que aguante menos temperatura comience a quemarse.


Consejos sobre cómo utilizar una Freidora

En lo que respecta al correcto uso de la freidora, conviene tener en cuenta estas recomendaciones:

  • No frías mucha cantidad de alimento a la vez. Fríe entre 150 y 200 gramos de alimento por litro de aceite, aproximadamente.
  • La pérdida de peso del alimento y la absorción de grasa o aceite son menores cuando se usan aceites con alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados. La formación de acrilamidas en las patatas es menor cuando se emplea aceite de orujo y mayor con los aceites de semillas.
  • Puedes evitar que el alimento absorba más aceite del necesario con estos pequeños trucos:
    • Corta tozos grandes. Cuanto más finos y pequeños sean, mayor es la superficie por unidad de peso en contacto con el aceite y más se impregnará.
    • Fríe con aceite bien caliente. A altas temperaturas, el alimento hará costra antes, lo que impedirá la entrada del aceite en dicho alimento. Como se hará antes, el tiempo de contacto con el aceite será menor y se absorberá menos cantidad.
    • No utilices aceite degradado. El tiempo de fritura se alargará y la absorción del aceite será mayor.
    • Asegúrate de que los alimentos están bien secos antes de echarlos a freír en la freidora. El agua de la superficie favorece la descomposición del aceite, pudiéndose producir reacciones no deseables.
    • Los productos congelados bajan la temperatura del aceite. Si fríes mucho producto congelado pero no tienes una freidora potente, el producto se cuece en lugar de freírse. Evítalo utilizando una freidora de más de 6 kW.
    • Utiliza una freidora de gas si realizas grandes producciones de fritos. Así ahorrarás más tiempo y consumirás menos energía.
  • Te recomendamos filtrar el aceite después de cada uso para eliminar los restos de alimentos que puedan quedar flotando. Estos restos favorecen la descomposición y oxidación del aceite.
  • Si fríes patatas fritas puedes coger los restos que queden con una espumadera. Sin embargo, en frituras con rebozado de huevo o pan rallado, deberás filtrar el aceite a través de un colador de malla muy fina o bien a través de un filtro de café.
  • No olvides que no puedes freír de todo en una freidora. Depende del tipo de alimento y de la fritura. Ten también en cuenta el tipo de alimentos que fríes, ya que el siguiente alimento que introduzcas puede coger su sabor.
  • Si en tu negocio fríes mucho producto congelado, adquiere una freidora potente, de 6 kW en adelante. Si la freidora no tiene la potencia suficiente, el producto no se fríe, sino que se cuece.
  • Si realizas grandes producciones de fritos, utiliza una freidora de gas. La inversión es mayor, pero consume menos.
  • Las freidoras de dos cubas son ideales para mantener preparaciones diferentes. Algunos restaurantes tienen varias freidoras de dos cubas funcionando simultáneamente.
  • En las freidoras grandes, de 10 litros en adelante, el grifo es realmente útil para vaciar de aceite el aparato. En las pequeñas no es tan necesario, aunque en algunos modelos también están disponibles.


Cómo limpiar la Freidora

La limpieza de la freidora no sólo prolonga su vida útil, sino que también te ayuda a gastar menos electricidad, ahorrando dinero y recursos. Debes limpiar la freidora regularmente y filtrar el aceite diariamente, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante.

Para una correcta limpieza de la freidora sigue los siguientes pasos para mantenerla siempre a punto:

  • Desconecta la freidora y deja enfriar totalmente el aceite.
  • Reserva el aceite que desees reutilizar. Cuando lo reutilices, no olvides filtrarlo. Y si vas a tirar el aceite, como ya hemos dicho, asegúrate de reciclarlo de la forma adecuada.
  • Para retirar completamente el aceite que pueda quedar en la freidora, ayúdate con papel de cocina pasándolo por todo el recipiente.
  • Desmonta la canastilla y colócala en tu lavavajillas o en un cubo con un poco de jabón y vinagre. Pasados 10 minutos, la grasa se habrá ablandado y será más fácil retirarla.
  • Utiliza una bayeta suave para fregar la freidora. No utilices utensilios que puedan rayar la superficie. Te recomendamos que lo hagas de lado y te cerciores que todo queda limpio. En los lugares donde haya mucha grasa, aplica más lavavajillas y haz un poco más de presión.
  • Para limpiar el exterior de la freidora con una bayeta con microfibra y lavavajillas. Si la máquina está muy sucia, utiliza también un producto desengrasante o coloca un poco de vinagre en la bayeta y frota enérgicamente.
  • Limpia el interior de la freidora con una mezcla de agua caliente y detergente lavavajillas.
  • Limpia los restos de comida, grasa y todo tipo de suciedad de la freidora.  Puede que sea necesario raspar un poco para eliminar todos los restos adheridos a las paredes del aparato. De ser el caso, utiliza una espátula de plástico para no rayar la freidora.
  • Elimina cualquier sedimento de la freidora. Como sabes, debes filtrar el aceite diariamente o lo más frecuentemente posible. De lo contrario, los sedimentos se acumularán en el fondo de la freidora y ésta gastará más electricidad.
  • Limpia el receptáculo del aceite con una mezcla de agua limpia fresca y media taza de vinagre.
  • Habrá zonas de la freidora donde la grasa se haya adherido más y será más difícil de quitar. Si esto ocurre, utiliza bicarbonato mezclado con un poco de agua y aplícalo con la ayuda de una bayeta suave. Déjalo dos minutos antes de frotar. La grasa saldrá fácilmente.
  • NUNCA SEQUES LA FREIDORA CONECTÁNDOLA PARA QUE SE SEQUE “AL CALOR”. Sécala con un trapo limpio o papel de cocina.
  • Cuando termines de limpiar, comprueba las temperaturas con un termómetro para comprobar la calibración de la freidora.

Si sigues estas instrucciones tu freidora presumirá de una larga vida útil y tus frituras, de una calidad sobresaliente.

Si quieres realizar alguna otra consulta respecto al mantenimiento de tus productos, puedes llamarnos al 91 161 03 04 o escribirnos un correo a contacto@hosteleria10.com. Estaremos encantados de ayudarte.


Arbitraje de Consumo

Síguenos:

Facebook
Twitter
Pinterest

Hosteleria10.com · 91 161 03 04 · contacto@hosteleria10.com

Los productos de Hostelería10 son de venta exclusiva para empresas o autónomos.

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · Configurar las Cookies · Contratación